sábado, 4 de julio de 2009

¡Semana de locos!

Bueno que la verdad todos estamos igual. Hacia el final del semestre no hay ser humano que pueda exprimir dos minutos para descansar. La semana pasada simplemente me bombardearon con examenes finales y entrega de trabajos de investigación, que ni tiempo para darme una vuelta por aqui. Por suerte que uno camina con esa cara de desvelado medio zombie, y no se siente solo, pues encuentra que sus compañeros y coetáneos tienen todos la misma cara de exámen. Así las cosas, esta semana tuve 4 exámenes y tuve que presentar una exposición final acerca del candente tema del "sadomasoquismo" y un portafolio de manualidades que fue una completa tortura para mí . Pero sin duda el exámen final de piano, fue uno de los que más me quito el sueño, dividido en dos exámenes, el jueves pasado, me toco tocar la parte "funcional" del exámen. Una serie de ejercicios y rudimentos, salidos de métodos para romperle los dedos y la cabeza a cualquiera, y que dios sabe como, me salieran 6 escalas menores a cuatro octavas, con arpegios y progresión a dos manos.... osea... ya se podrán imaginar.


El lunes en la noche, tuve que pasarme la madrugada coloreando y construyendo marionetas y titeres de papel, de toda clase, de paletita, titeres de bolsa, marionetas de payasos, de dedo, y cuanta más culioladita existe en este planeta. Todo eso para un curso de la universidad que no solo esta totalmente mal ubicado en mi programa de estudios, si no que me toco la mala suerte de topar una profesora completamente incompetente. En fin entre tanto titere tuve la oportunidad de darme cuenta definitivamente, que mi vocación no son las manualidades.

Ya pasada la semana más dura, ahora sólo me queda otro fuerte exámen de piano para el próximo miércoles, donde tengo que tocar un estudio de velocidad y el solemne himno nacional de Costa Rica, frente a un jurado de licenciados en piano. Te pone los pelos de punta, entrar a un aula, encontrar al jurado sentado detras de un largo escritorio, con esas caras de pocos amigos, (como si ellos no hubieran pasado por eso, y supieran lo que es). Te sientas frente al piano, las manos te sudan y tu mente, intenta recordar, por donde diablos quedaba el acorde con el que comenzabas la pieza. Te toma unos cuantos segundos, reconocer ese montón de manchas blancas y negras, y encontrar en las teclas, el camino de lo que vas a tocar. Una vez que se comienza a tocar, no hay marcha atrás. Se toca hasta el final. O tocas o te la pelas, asi de simple. Toda esta fina explicación es para que se den cuenta, de cuanto estrés se puede acumular previo a un exámen como estos, así que muy probablemente, no me verán por aqui hasta después del próximo jueves. Después, ya podremos descansar, y buscar un par de días para escaparse a la playa recobrar fuerzas.


¡Ya casi ya casi! ¡El ocaso del semestre!

5 viajeros han hablado:

StEpH dijo...

PLAYA PLAYA Yon!!!! yupiiii = )

Javier dijo...

Abajo el conductismo! Viva la música popular!!!

La chica de cristal dijo...

Hola he dado con este blog mediante el blog de pruebameblogger y aquí te dejo un comentario para saludarte, para darte el link de mi blog y para comentar tu entrada.

Los examenes finales son de lo peor, pero yo deseo que los acabes pronto y con muy buena nota.

Saludos desde mi mundo de cristal.

Hostal barato Buenos Aires dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
plagas de la soja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario